jueves, 19 de abril de 2007

El precio del cerebro de la mujer - chiste feminista

.
.
Estimadísimos: tengo fotos muy divertidas para poner en este blog y que nos ríamos todos; pero, esta mañana ¡Blogger no me deja colocar fotos! Es más, alguna foto desapareció y no la puedo volver a "subir"; espero que en la tarde ya todo se normalice.

Por eso, una historia escrita, también una de las clásicas, a ver si la conocen (se aceptan links):

El precio del cerebro

En el hospital había un paciente gravemente enfermo, los familiares se habían reunido en la sala de espera.

Por fin entra un médico cansado y apesadumbrado.

- "Siento ser portador de malas noticias" dijo mirando las caras preocupadas.


- "La única esperanza para vuestro familiar consiste en un transplante de cerebro. Es algo experimental y arriesgado y ...económicamente totalmente por cuenta vuestra"

Los familiares permanecieron sentados escuchando las graves noticias.

Al cabo de un rato uno preguntó:

- "Pero qué cuesta un cerebro?"

- "Depende" respondió el médico.

- "5000 euros un cerebro de hombre, 200 uno de mujer"

Se produce un largo momento de silencio, mientras los hombres de la sala intentan no reírse y evitan mirar a las mujeres a los ojos aunque alguno sonríe.

Al final la curiosidad le lleva a uno de ellos a preguntar:

- "Doctor, a qué se debe la diferencia de precios?"

El médico sonríe ante una pregunta inocente y contesta:

- "Es sólo una política lógica de precios. Hemos tenido que bajar los precios de los cerebros femeninos porque están usados.... y el de los hombres intactos".

5 comentarios:

Angel dijo...

Tomo esto para pasarlo a mis amigas, las gustará ¡seguro!

Marta Salazar dijo...

ja ja, gracias, aunque yo cambiaría el chiste y haría que fuese una mujer quien preguntara, un abrazo queridísimo!

Más claro, agua dijo...

Pero, Marta, si pregunta un hombre se supone que hace un esfuerzo intelectual, con lo que el cerebro ya no estaría intacto. Y si podemos venderlo por 500 euros, ¿tú te crees que nos vamos a arriesgar a estroperarlo?... :-)

Marta Salazar dijo...

je je, tienes razón! es que yo habría preguntado, un abrazo!

unjubilado dijo...

Me gusta el chiste, no lo había oido.
Pero tengo que hacer una observación, mi cerebro sigue intacto, ya que no lo he utilizado nunca y además con solera como los vinos añejos. Admito un cambio, siempre que se me abone la diferencia (que la vida está muy achuchada)
Un saludo