martes, 15 de julio de 2008

La Iglesia y el vino



Queridos amigos: en Alemania -y supongo que en muchas otras regiones del mundo- la evangelización trajo el vino a estas tierras... por lo del vino de misa, claro.

No me van a creer: esta foto es la propaganda de una viña, la tomé /saqué /hice ayer en Miltenberg, ciudad -de una zona vitivinícola- conocida como la perla del Main (creo que se llama Meno en castellano, pero es un nombre más o menos feo, así que prefiero llamarlo en alemán, se pronuncia Main).


8 comentarios:

Más claro, agua dijo...

Propongo una peregrinación ya mismo y, al llegar, bebernos hasta los diez mandamientos... :-)

Marta Salazar dijo...

ja ja! allá vamos!

maria jesus dijo...

No tenía ni idea.Me sumo a la convocatoria

Ana dijo...

Una vez más, la Iglesia nos ha salvado la vida. Me sumo a Eduardo!

esteban lob dijo...

No veo campana, Marta.
¿Acaso las copas llamarán a misa?

La candorosa dijo...

Propongo una campaña de evangelización llevando unos cuantas botellas.
Nadie se resistirá a tamaña tarea!!!

Saludos!!

María Angélica dijo...

Yo también quiero irrrrrrrrrrrrrr!!!!
Salúuuuuuuuuu!!!!
Cariños.

Marta Salazar dijo...

ja ja, vamos todos!

lo de usar copas en vez de campanas... claro, por qué no? sería una buena idea!

besos a todos!