domingo, 13 de noviembre de 2011

¿Qué hacemos con nuestros talentos?

A propósito de la crisis bancaria de 2008-2009 y de la actual crisis de sobreendeudamiento de algunos países de Europa, el evangelio de hoy. Lo escuché hoy en misa y el texto en castellano, lo tomé de esta estupenda dirección que recomiendo: Evangelio del día

El Reino de los Cielos es también como un hombre que, al salir de viaje, llamó a sus servidores y les confió sus bienes.

A uno le dio cinco talentos, a otro dos, y uno solo a un tercero, a cada uno según su capacidad; y después partió. En seguida, el que había recibido cinco talentos, fue a negociar con ellos y ganó otros cinco.

De la misma manera, el que recibió dos, ganó otros dos, pero el que recibió uno solo, hizo un pozo y enterró el dinero de su señor.

Después de un largo tiempo, llegó el señor y arregló las cuentas con sus servidores.

El que había recibido los cinco talentos se adelantó y le presentó otros cinco. 'Señor, le dijo, me has confiado cinco talentos: aquí están los otros cinco que he ganado'.

'Está bien, servidor bueno y fiel, le dijo su señor, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'.

Llegó luego el que había recibido dos talentos y le dijo: 'Señor, me has confiado dos talentos: aquí están los otros dos que he ganado'.

'Está bien, servidor bueno y fiel, ya que respondiste fielmente en lo poco, te encargaré de mucho más: entra a participar del gozo de tu señor'.

Llegó luego el que había recibido un solo talento. 'Señor, le dijo, sé que eres un hombre exigente: cosechas donde no has sembrado y recoges donde no has esparcido.

Por eso tuve miedo y fui a enterrar tu talento: ¡aquí tienes lo tuyo!'.

Pero el señor le respondió: 'Servidor malo y perezoso, si sabías que cosecho donde no he sembrado y recojo donde no he esparcido, tendrías que haber colocado el dinero en el banco, y así, a mi regreso, lo hubiera recuperado con intereses.

Quítenle el talento para dárselo al que tiene diez, porque a quien tiene, se le dará y tendrá de más, pero al que no tiene, se le quitará aun lo que tiene.

Echen afuera, a las tinieblas, a este servidor inútil; allí habrá llanto y rechinar de dientes'.

1 comentario:

kop_op dijo...

Qué tal, Marta! Una vez me contaron una parábola que me parece tan buena como ésta de los talentos. Creo que es un poco más larga, te la cuento como me la dicta mi memoria.
En un campo donde había que hacer un trabajo, el dueño le dijo a un obrero que le pagaría diez monedas para hacer tareas desde las 8 hasta las 16 horas. A la hora del almuerzo, se acercó otro hombre, al que el chacarero le ofreció la misma cantidad de dinero para trabajar las horas restantes. Como era de esperar, el primer labrador protestó, solicitando una remuneración proporcional a la de su compañero. El dueño le explicó que no tenía nada que reclamar, dado que él había aceptado hacer el trabajo por el precio convenido, y que éste no tenía porqué ser el mismo que cobraría otra persona.
Un abrazo,
Federico