viernes, 18 de mayo de 2012

Epitafios varios... elija el suyo....


Muchas gracias a Romina


“Fallecido por la voluntad de Dios y mediante la ayuda de un médico imbécil”.

“Estos días se me están haciendo eternos”.


“No llores hombre... que no tardas en alcanzarme”.


“Game over”.


“Al fin polvo”. Epitafio en la tumba de una solterona.


“Ya sabía yo que esto acabaría así”.


“Aquí yaces y yaces bien, tú descansas y yo también”. Epitafio que puso un yerno en la tumba de su suegra.


“Aunque cambiado, resurgiré”.


“Necesité toda una vida para llegar hasta aquí”.


“A mi marido, fallecido después de un año de matrimonio. Su esposa con profundo agradecimiento”. Epitafio en una tumba del cementerio de Guadalajara.


“Aquí se acaba el gozo de los injustos”.


“El alma del creyente fallecido permanecerá encadenada hasta que sus deudas económicas sean saldadas”. Epitafio del profeta Muhammad según el Imán Ahmad.


“En realidad preferiría estar en Filadelfia”.


“Vivió mientras estuvo vivo”. Epitafio de una tumba del Cementerio de Ágreda, Soria.


“Aquí yace el más odiado, que fue enterrado en un cajón esférico para poder llevarlo a patadas al cementerio”.


“Perdone que no asista a su entierro”. Epitafio de José, un señor que tenía por costumbre no perderse los sepelios de sus conocidos, en el cementerio de Águilas, Murcia.


“Que conste que yo no quería”.


“Aquí yaces y haces bien, tú descansas, yo también”. Epitafio en el cementerio general de Valencia.


“Esta postura me está matando”.


“Al fin lo sacaron de la banca”. Epitafio en la tumba de un futbolista.


“Por fin me quedé en los huesos”. (El difunto pesaba 140 kilos e hizo infinitas curas de adelgazamiento).


“Aquí yace boca arriba uno que cayó de bruces muchas veces en la vida”.


“Sin comentarios”.


“Por fin dejé de fumar”.


“Dejadme en paz”.


“Por favor, no molestar”.


“No grite, estoy muerto no sordo”.


“Aquí yace mi marido, al fin rígido”.


“Aquí yaces y haces bien. Tú descansas y yo también”.


“A ver, ¿qué tenía Lázaro que yo no tenga?”.


“Dios, nunca creí en ti ¡pero te juro que me arrepiento!”.


“Lo siento, también usted morirá”

1 comentario:

Elperroverde dijo...

jajaja... todos muy buenos, espero tarden en ponerme el mio y si este llega pronto recomendare alguno de aquí, pues una vez en el otro lado poco creo me importa lo que diga... jaja. Aunque si se pasan, hare por regresar y les leeré la cartilla.
Un Saludo.