viernes, 20 de noviembre de 2009

La letra de cambio


Queridos amigos: como antes de ayer estuve en uno de los cementerios judíos de Fankfurt (ver En la tumba de Paul Ehrlich), hoy les quiero contar un chiste judío (del libro, ya clásico, de Salcia Landmann, p. 325).

El viejo de Frankfurt tuvo una ocurrencia absurda: entregar a sus tres herederos su herencia siempre y cuando, cada uno de ellos, depositara mil marcos en su ataúd.

Dos de sus sobrinos, aceptan de malas ganas el deseo sin sentido de su tío y depositan, cada uno, mil marcos en el sarcófago.

El tercero se acerca al cuerpo del tío, retira los dos billetes de mil euros, y deposita en el ataúd, junto al cuerpo del tío, donde todos lo vieran, una letra de cambio por valor de tres mil marcos, pagadera al portador.

Como diría Condorito, PLOP!


3 comentarios:

victoria dijo...

Es muy bueno,jajajaj,son judios,,Graciaspor compartir.Con cariño Victoria

ALEIVE dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Marta Salazar dijo...

Alejandro, perdona, pero aquí no aceptamos publicidad, así que te voy a borrar; la verdad es que no tengo interés, ya que tengo cierta experiencia en este tipo de negocios y sé que es un timo. Sorry, muchos saludos, tú puedes ser muy simpático, pero la firma para la que trabajas, te aseguro que no me va a pagar nada. Saludos