domingo, 3 de febrero de 2008

Trabajando para Perú


Desde el blog del Clan Johnson, la última noticia que aparece: En Perú..., pensé en este post, porque la bloguer de la que tomé la foto de ayer, Auto cargado de caquis en Georgia, también se fue a una especia de trabajos voluntarios a una región de Europa muy pobre.

Y, como en todos los países y en todos los continentes hay pobres y otros menos pobres y los menos pobres -pienso yo- tienen / tenemos una gran responsabilidad hacia los más pobres, para que surjan y obtener la igualdad de oprtunidades... pensé en linkear hoy el artículo del Mercurio (diario más importante de Chile) acerca de los trabajos de verano que ellos realizaron en Perú y cuenta, además, un poco la pre-historia de la iniciativa en que el bloguer del Clan, Juan Esteban, parece que hace tiempo, que trabaja.

Sí, ya sé, está un poco complicada esta explicación. Mejor les dejó el link al artículo del diario: Los secretos del viaje chileno a contruir casas en Perú

Que conste que empieza así: "Papá, ¿Por qué los chilenos nos ayudaron, si estamos en guerra?"

Plop!


8 comentarios:

Benita Pérez-Pardo dijo...

En España, desde muchos colegios, se ofrece a los adolescentes la posibilidad de irse en verano de voluntariado.
A Méjico, a Perú, A Hungría y, hace ya unos cuantos años a construir iglesias a Polonia.
Me parece que es una oportunidad buenísima para valorar lo que uno tiene con perspectiva y responsabilidad. La pena es que se nos olvida muy rápido. Al menos a mí.
Un saludo

Marta Salazar dijo...

qué bien! no!

no, no se te puede olvidar! queremos fotos!

saludos múltiples!

Rayco dijo...

Que bien Benita.

Hilda dijo...

El artículo es muy emotivo Marta, me hizo llorar, bueno, es que yo soy muy chillona.
Es hermosa la solidaridad, yo la vi cuando el terremoto de 1985 en mi país. A mí no me pasó nada pero ayudamos en lo que pudimos y fue increíble la ayuda internacional que mi país recibió. Desde entonces cada vez que veo una tragedia en otro país hago algo por colaborar, rezando a Dios que el poco dinero que de llegue a las manos necesitadas.
Hermosa experiencia la que relata Benita.
Saludos. Hilda

Marta Salazar dijo...

ese terremoto de mx! sí, me acuerdo! terrible, no?

pero ya pasó!

Hilda dijo...

bendito sea Dios que ya pasó pero en la memoria de muchos, aún cuando no nos haya pasado, sigue impactando, te juro que fue horrible. Yo tenía 15 años y fue espantoso aunque yo tuve la suerte de que por mi casa no pasara nada.

Doña Cocó dijo...

Emociona la solidaridad entre los pueblos ante una desgracia.
Y los trabajos de verano en que estudiantes universitarios viajan a construir viviendas para los + necesitados es de todos los años y ahí está la mano de Dios.

Marta Salazar dijo...

así es... así es...