jueves, 22 de octubre de 2009

El hombre y los aviones...


No lo suscribo... plenamente, pero igual es divertido. Y como siempre se están riendo de las mujeres... aquí viene la revancha, je je. Me lo envía mi amiga FT, desde Chile, con el título:

EL COMPORTAMIENTO DEL HOMBRE Y LOS AVIONES EQUIVALENTES

El Hombre... hasta los 20 años,.se equipara a los AVIONES DE PAPEL.
Apenas vuelos rápidos, de corto alcance y duración.

El hombre... de los 20 a los 30 es como un CAZA MILITAR
Siempre listo.Capaz de ejecutar varias misiones seguidas. Ataca cualquier
objetivo.

De los 30 a los 40: es como AERONAVE COMERCIAL DE VUELOS INTERNACIONALES
Horario regular. Destinos atractivos.Vuelos largos.
La clientela llega con GRAN expectativa; al final sale cansada pero
satisfecha.

De los 40 a los 50 se vuelve AERONAVE COMERCIAL DE VUELOS REGIONALES.
Mantiene horarios regulares. Destinos tradicionales, conocidos y
rutinarios.
Los vuelos no siempre salen en el horario previsto, lo que genera cambios
y adaptaciones que irritan a la clientela.

De los 50 a los 60 es una AERONAVE DE CARGA
Preparativos intensos y mucho trabajo antes del decolaje.
Una vez en el aire, maniobra lentamente.
La clientela se expone a poco confort durante el vuelo en medio de bultos
y otros estorbos diversos.

De los 60 a los 70 años es ALA DELTA.
Vuelo suave y monótono que requiere clima favorable y condiciones externas
excelentes para poder alzar vuelo.
Ocasiona mucho trabajo previo para decolar. Luego, evita maniobras bruscas
para no salir de ruta o caer antes de tiempo.

De los 70 a los 80 años es un PLANEADOR.
Solo vuela eventualmente y con auxilio. Sus maniobras son muy limitadas.
Necesita de ayuda hasta para volver al hangar!!!

Después de los 80 es un MODELO A ESCALA
Solo sirve de adorno....


3 comentarios:

Pilar dijo...

¡Es tan cruel como real!

oscar dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Marta Salazar dijo...

je je, Pilar!

No! tú de nuevo por aquí! crees que soy tonta y que voy a caer en tu phishing!

Borro el segundo comentario