lunes, 8 de noviembre de 2010

Esperando al hombre ideal

No me pueden negar que, aunque sea un chiste ya muy contado, está bien para un día lunes ;)

2 comentarios:

Gamar dijo...

Pobre perro él no tenía la culpa. Ellos son menos exigentes.
Saludos

kop_op dijo...

Si yo hubiera sabido que ella me estaba esperando, habría hecho un paseo por el parque (¿dónde queda?) frente a ese banco.
Para demostrarle mi perfección, superaría incluso el inconveniente que no me agradan mucho las mascotas.
Saludos,
Federico