martes, 17 de julio de 2007

Maitena y el fútbol



Menos mal que esto no pasa en mi casa... ya que, aparte de Fritzi's Universum (a quien, aunque "Ud. no lo crea", aparte de pensar en los dinosaurios, también juega fútbol) y de mi humilde persona, a nadie le interesa el fútbol...

Durante el Mundial, Rebeca y yo mirábamos los partidos y los otros se iban a ver algún video... je je ¡Viva la libertad!

7 comentarios:

Miblog.Ángel dijo...

No somos tan simples ¿no? jajajaja

Benita Pérez-Pardo dijo...

En mi casa tampoco hay tanta aficción al fútbol. No vemos a penas ningún partido.

Salvo por mi hijo pero, en cualquier caso, prefiere el tenis.

Marta Salazar dijo...

creo, Benita, que tendremos que organizar algún intercambio, je je, es broma, soy muy estricta... ja ja

Alejandra dijo...

Bueno el chiste. Sólo veo los partidos tildados de muy importantes, los otros me aburren... Saludos!

Altea dijo...

Acabo de ver lo del teletuby, pero tengo que reconocer que el puntazo se lo ha llevado el comentario kilométrico ése que te han puesto.

Marta Salazar dijo...

ale: opino igual: hay que ver -casi- sólo los importantes; esto es también lo que decía mi abuelita, que ella veía sólo los partidos importantes; pero parece que era tan hincha que, alguna vez, le mandó una carta (o más) a no sé qué jugador de s época, ja ja, según cuenta la leyenda.

altea: hay un montón de gente loca que circula por la blogósfera y "pegan" mensajes sin sentido y que no tienen relación con el post en comento en el foro.

Lo hacen sólo para promocionar sus blogs; él tiene incluso un blog "porno" y otro que no está mal diagramado, pero lo que escribe es un tanto... difícil de entender.

Es la 2a. vez que este sr. deja un mensaje en m blog, no estoy segura de que realmente sea una de estas personas que describo; pero tengo la fundada sospecha...

si lo compruebo, tendré que recurrir a borrarlo los mensajes, lo que, no me gusta nada.

Un abrazo!

Altea dijo...

O sea, que es una forma de promoción. Bueno, como idea no está mal. Hay que aprender lo bueno del enemigo.