lunes, 31 de diciembre de 2007

Risa contagiosa


Una amiga tenía una lora que no había aprendido a hablar, sino que sabía reirse con muchas ganas (una prueba de todo lo que se reía la familia de mi amiga). Era imposible que la lorita "se riera" sin que contagiara a todos quienes la escuchaban.

No es que compare a la Tymoschenko con un loro; pero... les apuesto que se reirán de esto:



... aunque no hayan entendido nada (en el enlace siguiente está la traducción), la Tymo es divertida. Bien decía Taras que, cuando ella habla nadie se duerme.


2 comentarios:

Rayco dijo...

Que mal se ríe la amiga

Marta Salazar dijo...

encuentras? a mí me hace reir cada vez que la veo, me recuerda al loro, ja ja

un abrazo rayco!