sábado, 15 de septiembre de 2007

El cerebro de los abogados


Me lo envió una amiga desde Berlín. Que conste que soy abogado. Es parte de una presentación con chistes supuestamente ocurridos en jucios en los Estados Unidos. Después más...

Pregunta: Doctor. ¿Antes de realizar la autopsia, verificó si había pulso?

Respuesta: No.

Pregunta: ¿Verificó la presión sanguínea?

Respuesta: No

Pregunta: ¿Verificó si había respiración?

Respuesta: No

Pregunta: Entonces es posible que el paciente estuviera vivo cuando usted comenzó la autopsia?

Respuesta: No

Pregunta: ¿Cómo puede usted estar tan seguro, Doctor?

Respuesta: Porque su cerebro estaba sobre mi mesa, en un tarro.

Pregunta: ¿Pero podría, no obstante, haber estado vivo el paciente?

Respuesta: Es posible que hubiera estado vivo y ejerciendo de abogado en alguna parte.


6 comentarios:

L.A. dijo...

Jaja muy bueno Marta. Claro que la palabra abogado se podría sustituir por varias otras profesiones, no?

Marta Salazar dijo...

oh, tienes razón! un abrazo!

Alejandra dijo...

Qué cruel el chiste! Tiene mucha razón L.A., yo agregaría varias antes de abogado... Saludos Marta.

Marta Salazar dijo...

sí, tienes razón... un consuelo para mí... un abrazo fuerte!

Juanan dijo...

Jajajaja pero si no es abogado pierde un poco el sentido de que la conversación fuera en un juicio... aunque eso siempre se puede modificar también.

Marta Salazar dijo...

ja ja, tienes razón! después pondré más! Un abrazo!